jueves, 26 de septiembre de 2013

Éxodo - Capítulo 8


Capítulos
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40



Segunda plaga: las ranas

1 [a]Entonces el Señor dijo a Moisés: Ve a Faraón y dile: “Así dice el Señor: ‘Deja ir a mi pueblo para que me sirva.
2 ‘Pero si te niegas a dejarlos ir, he aquí, heriré todo tu territorio con ranas.
3 ‘Y el Nilo se llenará[b] de ranas, que subirán y entrarán en tu casa, en tu alcoba y sobre tu cama, y en las casas de tus siervos y en tu pueblo, en tus hornos y en tus artesas.
4 ‘Y subirán las ranas sobre ti, sobre tu pueblo y sobre todos tus siervos.’”
5 [c]Dijo además el Señor a Moisés: Di a Aarón: “Extiende tu mano con tu vara sobre los ríos, sobre los arroyos[d] y sobre los estanques, y haz que suban ranas sobre la tierra de Egipto.”
6 Y extendió Aarón su mano sobre las aguas de Egipto, y las ranas subieron y cubrieron[e] la tierra de Egipto.
7 Y los magos[f] hicieron lo mismo[g] con sus encantamientos[h], e hicieron subir ranas sobre la tierra de Egipto.

8 Entonces Faraón llamó a Moisés y a Aarón, y dijo: Rogad al Señor para que quite las ranas de mí y de mi pueblo, y yo dejaré ir al pueblo para que ofrezca sacrificios al Señor.
9 Y Moisés dijo a Faraón: Dígnate decirme[i] cuándo he de rogar por ti, por tus siervos y por tu pueblo, para que las ranas sean quitadas[j] de ti y de tus casas y queden solamente en el río.

10 Y él respondió: Mañana. Entonces Moisés dijo: Sea conforme a tu palabra para que sepas que no hay nadie como el Señor nuestro Dios.
11 Y las ranas se alejarán de ti, de tus casas, de tus siervos y de tu pueblo; sólo quedarán en el Nilo.
12 Entonces Moisés y Aarón salieron de la presencia de Faraón, y Moisés clamó al Señor acerca de las ranas que El había puesto sobre Faraón.
13 Y el Señor hizo conforme a la palabra de Moisés, y murieron las ranas de las casas, de los patios y de los campos.
14 Y las juntaron en montones, y la tierra se corrompió[k].
15 Pero al ver Faraón que había alivio, endureció[l] su corazón y no los escuchó, tal como el Señor había dicho.



Tercera plaga: los piojos

16 Entonces el Señor dijo a Moisés: Di a Aarón: “Extiende tu vara y golpea el polvo de la tierra para que se convierta en piojos[m] por toda la tierra de Egipto.”
17 Y así lo hicieron; y Aarón extendió su mano con su vara, y golpeó el polvo de la tierra, y hubo piojos[n] en hombres y animales. Todo el polvo de la tierra se convirtió en piojos[o] por todo el país de Egipto.
18 Y los magos[p] trataron de producir piojos[q] con sus encantamientos[r], pero no pudieron; hubo, pues, piojos en hombres y animales.
19 Entonces los magos[s] dijeron a Faraón: Este es el dedo de Dios. Pero el corazón de Faraón se endureció[t] y no los escuchó, tal como el Señor había dicho.



Cuarta plaga: los insectos

20 Y el Señor dijo a Moisés: Levántate muy de mañana y ponte delante de Faraón cuando vaya[u] al agua, y dile: “Así dice el Señor: ‘Deja ir a mi pueblo para que me sirva.
21 ‘Porque si no dejas ir a mi pueblo, he aquí, enviaré enjambres de insectos sobre ti, sobre tus siervos, sobre tu pueblo y dentro de tus casas; y las casas de los egipcios se llenarán de enjambres de insectos, y también el suelo sobre el cual están.
22 ‘Mas en aquel día yo pondré aparte la tierra de Gosén en la que mora[v] mi pueblo, para que no haya allí enjambres de insectos, a fin de que sepas que yo, el Señor, estoy[w] en medio de la tierra;
23 y yo haré distinción[x] entre mi pueblo y tu pueblo. Mañana tendrá lugar esta señal.’”
24 Y así lo hizo el Señor. Y entraron grandes[y] enjambres de insectos en la casa de Faraón y en las casas de sus siervos, y en todo el país de Egipto la tierra fue devastada a causa de los enjambres de insectos.

25 Entonces llamó Faraón a Moisés y a Aarón, y dijo: Id, ofreced sacrificio a vuestro Dios dentro del país.
26 Pero Moisés respondió: No conviene que lo hagamos así, porque es abominación para[z] los egipcios lo que sacrificaremos al Señor nuestro Dios. Si sacrificamos lo que es abominación para[aa] los egipcios delante de sus ojos, ¿no nos apedrearán?
27 Andaremos una distancia de tres días de camino en el desierto, y ofreceremos sacrificios al Señor nuestro Dios, tal como El nos manda[ab].
28 Y Faraón dijo: Os dejaré ir para que ofrezcáis sacrificio al Señor vuestro Dios en el desierto, sólo que no vayáis muy lejos. Orad por mí.
29 Entonces dijo Moisés: He aquí, voy a salir de tu presencia y rogaré al Señor que los enjambres de insectos se alejen mañana de Faraón, de sus siervos y de su pueblo; pero que Faraón no vuelva a obrar con engaño, no dejando ir al pueblo a ofrecer sacrificios al Señor.
30 Y salió Moisés de la presencia de Faraón y oró al Señor.
31 Y el Señor hizo como Moisés le pidió[ac], y quitó los enjambres de insectos de Faraón, de sus siervos y de su pueblo; no quedó ni uno solo.
32 Pero Faraón endureció[ad] su corazón también esta vez y no dejó salir al pueblo.

Pie de notas:

a. Éxodo 8:1 En el texto heb., cap. 7:26
b. Éxodo 8:3 O, bullirá
c. Éxodo 8:5 En el texto heb., cap. 8:1
d. Éxodo 8:5 O, canales
e. Éxodo 8:6 Lit., la rana subió y cubrió
f. Éxodo 8:7 O, sacerdotes adivinos
g. Éxodo 8:7 Lit., así
h. Éxodo 8:7 O, ciencias ocultas
i. Éxodo 8:9 Lit., Gloríate sobre mí
j. Éxodo 8:9 Lit., cortadas
k. Éxodo 8:14 I.e., daba mal olor
l. Éxodo 8:15 Lit., hizo pesado
m. Éxodo 8:16 O, jejenes
n. Éxodo 8:17 O, jejenes
o. Éxodo 8:17 O, jejenes
p. Éxodo 8:18 O, sacerdotes adivinos
q. Éxodo 8:18 O, jejenes
r. Éxodo 8:18 O, ciencias ocultas
s. Éxodo 8:19 O, sacerdotes adivinos
t. Éxodo 8:19 Lit., se hizo fuerte
u. Éxodo 8:20 Lit., he aquí, él sale
v. Éxodo 8:22 Lit., está en pie
w. Éxodo 8:22 O, que yo soy el SEÑOR
x. Éxodo 8:23 Así en algunas versiones antiguas; en heb., redención
y. Éxodo 8:24 Lit., pesados
z. Éxodo 8:26 Lit., de
aa. Éxodo 8:26 Lit., de
ab. Éxodo 8:27 Lit., nos dice
ac. Éxodo 8:31 Lit., conforme a la palabra de Moisés
ad. Éxodo 8:32 Lit., hizo pesado

Fin del Capítulo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario