jueves, 31 de julio de 2014

1 Samuel - Capítulo 20


Capítulos
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31


Jonatán ayuda a David

1 Entonces David huyó de Naiot en Ramá, vino ante Jonatán, y dijo: ¿Qué he hecho yo? ¿Cuál es mi maldad y cuál es mi pecado contra[a] tu padre para que busque mi vida?
2 Y él le respondió: De ninguna manera; no morirás. He aquí, mi padre no hace ninguna cosa, grande o pequeña, sin revelármela[b]. ¿Por qué, pues, me ha de ocultar esto mi padre? No será así.
3 Pero David volvió a jurar, diciendo[c]: Tu padre sabe bien que he hallado gracia ante tus ojos, y ha dicho: “Que no lo sepa Jonatán para que no se entristezca.” Pero ciertamente, vive el Señor y vive tu alma, que apenas[d] hay un paso entre mí y la muerte.
4 Entonces Jonatán dijo a David: Lo que tú digas[e], haré por ti.
5 Y David respondió a Jonatán: He aquí, mañana es luna nueva y debo sentarme a comer con el rey, pero déjame ir para que me esconda en el campo hasta el atardecer del tercer día[f].
6 Si tu padre me echa de menos, entonces di: “David me rogó mucho que le dejara ir a toda prisa[g] a Belén su ciudad, porque allá se celebra el sacrificio anual por toda la familia.”
7 Si él dice[h]: “Está bien”, tu siervo estará seguro; pero si se enoja, sabrás que ha decidido hacer el mal.
8 Trata entonces con misericordia a tu siervo, ya que has hecho entrar a tu siervo en un pacto del Señor contigo. Pero si hay maldad en mí, mátame tú, pues, ¿por qué llevarme a tu padre?
9 Respondió Jonatán: ¡Nunca tal te suceda! Porque si yo me entero que mi padre ha decidido que el mal caiga sobre ti, ¿no te lo avisaría yo?
10 David respondió a Jonatán: ¿Quién me avisará si[i] tu padre te responde ásperamente?
11 Y Jonatán dijo a David: Ven, salgamos al campo. Y ambos salieron al campo.

12 Entonces Jonatán dijo a David: El Señor, Dios de Israel, sea testigo. Cuando yo haya hablado con[j] mi padre como a esta hora mañana, o al tercer día, he aquí, si hay buen ánimo para con David, ¿no habré de enviar a ti para hacértelo saber[k]?
13 Si mi padre quiere hacerte mal, que así haga el Señor a Jonatán y aun le añada si no te lo hago saber[l] y te envío para que vayas en paz. Y que el Señor sea contigo, como ha sido con mi padre.
14 Y si todavía vivo, ¿no me mostrarás la misericordia del Señor, para que no muera?
15 No quitarás[m] tu misericordia de mi casa para siempre, ni aun cuando el Señor haya quitado[n] de la faz de la tierra a cada uno de los enemigos de David.
16 Jonatán, pues, hizo un pacto con la casa de David, diciendo: El Señor lo demande de la mano de los enemigos de David.
17 Y Jonatán hizo jurar a David otra vez a causa de su amor por él, pues le amaba como a sí mismo[o].

18 Entonces Jonatán le dijo: Mañana es luna nueva y serás echado de menos, porque tu asiento estará vacío.
19 Cuando hayas estado ausente tres días, descenderás aprisa y vendrás al lugar donde te escondiste el día de aquel suceso, y permanecerás junto a la piedra de Ezel.
20 Yo tiraré tres saetas hacia un lado, como tirando al blanco.
21 Y he aquí, enviaré al muchacho, diciendo: “Ve, busca las saetas.” Si digo claramente al muchacho: “He aquí, las saetas están más acá de ti, tómalas”, entonces ven porque hay seguridad para ti y no habrá mal[p], vive el Señor.
22 Pero si digo[q] al joven: “He aquí, las saetas están más allá de ti”, vete, porque el Señor te ha enviado.
23 En cuanto al acuerdo[r] del cual tú y yo hemos hablado, he aquí, el Señor está entre nosotros dos[s] para siempre.

24 Se escondió, pues, David en el campo. Cuando vino la luna nueva, el rey se sentó a comer[t].
25 El rey se sentó en su asiento como de costumbre, el asiento junto a la pared; entonces Jonatán se levantó, y Abner se sentó al lado de Saúl, pero el lugar de David estaba vacío.
26 Sin embargo, Saúl no dijo nada aquel día, porque se dijo: Es una casualidad, no estará limpio; de seguro que no se ha purificado.
27 Y sucedió al día siguiente, el segundo día de la luna nueva, que el lugar de David estaba aún vacío; entonces Saúl dijo a su hijo Jonatán: ¿Por qué no ha venido el hijo de Isaí a la comida ni ayer ni hoy?
28 Y Jonatán respondió a Saúl: David me rogó encarecidamente que le dejara ir a Belén,
29 y dijo: “Te ruego que me dejes ir[u], pues nuestra familia tiene sacrificio en la ciudad y mi hermano me ha mandado que asista. Ahora pues, si he hallado gracia ante tus ojos, te ruego me dejes ir para ver a mis hermanos.” Por este motivo no ha venido a la mesa del rey.

30 Se encendió la ira de Saúl contra Jonatán, y le dijo: ¡Hijo de perversa y rebelde! ¿Acaso no sé yo que prefieres al hijo de Isaí, para tu propia vergüenza y para vergüenza de la desnudez de tu madre?
31 Pues mientras[v] viva sobre la tierra el hijo de Isaí, ni tú ni tu reino serán establecidos. Ahora pues, manda a traérmelo, porque ciertamente ha de morir[w].
32 Pero Jonatán respondió a su padre Saúl, y le dijo: ¿Por qué ha de morir? ¿Qué ha hecho?
33 Entonces Saúl le arrojó la lanza para matarlo; así Jonatán supo que su padre había decidido matar a David.
34 Jonatán se levantó de la mesa ardiendo en ira y no comió pan el segundo día de la luna nueva, pues estaba entristecido por David, porque su padre le había afrentado.

35 A[x] la mañana siguiente Jonatán salió al campo para reunirse[y] con David, y un muchacho pequeño iba con él.
36 Y dijo al[z] muchacho: Corre, busca ahora las saetas que voy a tirar. Y mientras el muchacho corría, tiró una[aa] saeta más allá de él.
37 Cuando el muchacho llegó a[ab] la saeta que Jonatán había tirado, Jonatán le gritó al[ac] muchacho, y dijo: ¿No está la saeta más allá de ti?
38 Y Jonatán llamó al[ad] muchacho: Corre, date prisa, no te detengas. Y el muchacho de Jonatán recogió la saeta y volvió a su señor.
39 Pero el muchacho no estaba al tanto de nada; sólo Jonatán y David sabían del asunto.
40 Entonces Jonatán dio sus armas al[ae] muchacho y le dijo: Vete, llévalas a la ciudad.
41 Cuando el muchacho se fue, David se levantó del lado del sur, y cayendo rostro en tierra, se postró tres veces. Y se besaron el uno al otro y lloraron juntos, pero David lloró más.
42 Y Jonatán dijo a David: Vete en paz, ya que nos hemos jurado el uno al otro en el nombre del Señor, diciendo: “El Señor esté entre tú y yo, y entre mi descendencia[af] y tu descendencia[ag] para siempre.” [ah]David se levantó y se fue, y Jonatán entró en la ciudad.

Pie de notas:

a. 1 Samuel 20:1 Lit., delante de
b. 1 Samuel 20:2 Lit., y no destape mi oído
c. 1 Samuel 20:3 Lit., y dijo
d. 1 Samuel 20:3 O, casi
e. 1 Samuel 20:4 Lit., tu alma diga
f. 1 Samuel 20:5 Lit., la tercera tarde
g. 1 Samuel 20:6 O, correr
h. 1 Samuel 20:7 Lit., dice así
i. 1 Samuel 20:10 Lit., avisará? ¿o qué si
j. 1 Samuel 20:12 Lit., sondeado a
k. 1 Samuel 20:12 Lit., destapar tu oído
l. 1 Samuel 20:13 Lit., si no destapo tu oído
m. 1 Samuel 20:15 Lit., cortarás
n. 1 Samuel 20:15 Lit., cortado
o. 1 Samuel 20:17 Lit., por amor a su alma lo amaba
p. 1 Samuel 20:21 Lit., y no hay nada
q. 1 Samuel 20:22 Lit., digo así
r. 1 Samuel 20:23 Lit., a la palabra
s. 1 Samuel 20:23 Lit., entre mí y entre ti
t. 1 Samuel 20:24 Lit., a comer pan
u. 1 Samuel 20:29 Lit., me despidas
v. 1 Samuel 20:31 Lit., todos los días que
w. 1 Samuel 20:31 Lit., es hijo de la muerte
x. 1 Samuel 20:35 Lit., Y sucedió que en
y. 1 Samuel 20:35 Lit., la reunión
z. 1 Samuel 20:36 Lit., a su
aa. 1 Samuel 20:36 Lit., la
ab. 1 Samuel 20:37 Lit., al lugar de
ac. 1 Samuel 20:37 Lit., dio voces tras el
ad. 1 Samuel 20:38 Lit., dio voces tras el
ae. 1 Samuel 20:40 Lit., a su
af. 1 Samuel 20:42 Lit., simiente
ag. 1 Samuel 20:42 Lit., simiente
ah. 1 Samuel 20:42 En el texto heb., cap. 21:1

Fin del Capítulo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario