domingo, 24 de enero de 2016

2 Tesalonicenses - Capítulo 2



La venida del Señor y el hombre de pecado

1 Pero con respecto a la venida[a] de nuestro Señor Jesucristo y a nuestra reunión con El, os rogamos, hermanos, 
2 que no seáis sacudidos fácilmente en vuestro modo de pensar[b], ni os alarméis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera de nosotros, en el sentido de que el día del Señor ha llegado. 
3 Que nadie os engañe en ninguna manera, porque no vendrá sin que primero venga la apostasía y sea revelado el hombre de pecado[c], el hijo de perdición, 
4 el cual se opone y se exalta sobre todo lo que se llama dios o es objeto de culto, de manera que se sienta en el templo de Dios[d], presentándose como si fuera Dios. 
5 ¿No os acordáis de que cuando yo estaba todavía con vosotros os decía esto? 
6 Y vosotros sabéis lo que lo detiene por ahora, para ser revelado a su debido tiempo. 
7 Porque el misterio de la iniquidad[e] ya está en acción, sólo que aquel que por ahora lo detiene, lo hará hasta que él mismo sea quitado de en medio. 
8 Y entonces será revelado ese inicuo[f], a quien el Señor matará con el espíritu[g] de su boca, y destruirá con el resplandor[h] de su venida[i]; 
9 inicuo cuya venida[j] es conforme a la actividad[k] de Satanás, con todo poder y señales[l] y prodigios mentirosos[m], 
10 y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, porque no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. 
11 Por esto Dios les enviará[n] un poder engañoso[o], para que crean en la mentira[p], 
12 a fin de que sean juzgados[q] todos los que no creyeron en la verdad sino que se complacieron en[r] la iniquidad.


Firmes en la doctrina

13 Pero nosotros siempre tenemos que dar gracias a Dios por vosotros, hermanos amados por el Señor, porque Dios os ha escogido desde el principio[s] para salvación mediante[t] la santificación por el[u] Espíritu y la fe en la verdad. 
14 Y fue para esto que El os llamó mediante nuestro evangelio, para que alcancéis[v] la gloria de nuestro Señor Jesucristo. 
15 Así que, hermanos, estad firmes y conservad las doctrinas[w] que os fueron enseñadas, ya de palabra, ya por carta nuestra.

16 Y que nuestro Señor Jesucristo mismo, y Dios nuestro Padre, que nos amó y nos dio consuelo eterno y buena esperanza por gracia, 
17 consuele vuestros corazones y os afirme en toda obra y palabra buena.

Pie de notas:

a. 2 Tesalonicenses 2:1 O, presencia
b. 2 Tesalonicenses 2:2 Lit., vuestra mente
c. 2 Tesalonicenses 2:3 Algunos mss. antiguos dicen: sin ley
d. 2 Tesalonicenses 2:4 Algunos mss. agregan: como Dios
e. 2 Tesalonicenses 2:7 O, de estar sin ley
f. 2 Tesalonicenses 2:8 O, que está sin ley
g. 2 Tesalonicenses 2:8 O, soplo
h. 2 Tesalonicenses 2:8 O, la manifestación
i. 2 Tesalonicenses 2:8 O, presencia
j. 2 Tesalonicenses 2:9 O, presencia
k. 2 Tesalonicenses 2:9 O, acción, o, al poder
l. 2 Tesalonicenses 2:9 O, milagros
m. 2 Tesalonicenses 2:9 O, falsos
n. 2 Tesalonicenses 2:11 Lit., envía
o. 2 Tesalonicenses 2:11 O, influencia, o, actividad engañosa
p. 2 Tesalonicenses 2:11 O, lo falso
q. 2 Tesalonicenses 2:12 O, condenados
r. 2 Tesalonicenses 2:12 O, aprobaron
s. 2 Tesalonicenses 2:13 Algunos mss. antiguos dicen: como primicias
t. 2 Tesalonicenses 2:13 Lit., en
u. 2 Tesalonicenses 2:13 Lit., del
v. 2 Tesalonicenses 2:14 Lit., para ganar
w. 2 Tesalonicenses 2:15 O, tradiciones

Capítulos de 2 Tesalonicenses

Después de haber leído este capítulo ¿Cuál sería tu análisis? ¿Hay preguntas? ¿Qué no comprendiste?. Compartamos nuestro conocimiento. 


Gracias por la visita y el aporte de tu comentario.








  

No hay comentarios:

Publicar un comentario