sábado, 5 de marzo de 2016

Hebreos - Capítulo 8


Jesús, sumo sacerdote del santuario celestial

1 Ahora bien, el punto principal de lo que se ha dicho es éste: tenemos tal sumo sacerdote, el cual se ha sentado a la diestra del trono de la Majestad en los cielos, 
2 como ministro del[a] santuario y del[b] tabernáculo verdadero[c], que el Señor erigió, no el hombre. 
3 Porque todo sumo sacerdote está constituido para presentar ofrendas y sacrificios, por lo cual es necesario que éste también tenga algo que ofrecer. 
4 Así que si El estuviera sobre la tierra, ni siquiera sería sacerdote, habiendo sacerdotes que presentan las ofrendas según la ley; 
5 los cuales sirven a lo que es copia y sombra de las cosas celestiales, tal como Moisés fue[d] advertido por Dios cuando estaba a punto de erigir el tabernáculo[e]; pues, dice El: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que te fue mostrado en el monte.


Cristo, mediador de un mejor pacto

6 Pero ahora El ha obtenido un ministerio tanto mejor, por cuanto es también el mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas. 
7 Pues si aquel primer pacto hubiera sido sin defecto, no se hubiera buscado lugar para el segundo. 
8 Porque reprochándolos, El dice:

Mirad que vienen dias, dice el Señor,
en que[f] establecere un nuevo pacto
con la casa de Israel y con la casa de Juda;
9 no como el pacto que hice con sus padres
el dia que los tome de la mano
para sacarlos de la tierra de Egipto;
porque no permanecieron en mi pacto,
y yo me desentendi de ellos, dice el Señor.
10 Porque este es el pacto que yo hare[g] con la casa de Israel
despues de aquellos dias, dice el Señor:
Pondre mis leyes en la mente de ellos,
y las escribire sobre sus corazones.
Y yo sere su Dios,
y ellos seran mi pueblo.
11 Y ninguno de ellos enseñara a su conciudadano[h]
ni ninguno a su hermano, diciendo: “Conoce al Señor”,
porque todos me conoceran,
desde el menor hasta el mayor de ellos.
12 Pues tendre misericordia de sus iniquidades,
y nunca mas me acordare de sus pecados.

13 Cuando El dijo[i]: Un nuevo pacto, hizo anticuado al primero; y lo que se hace anticuado y envejece, está próximo a desaparecer.

Pie de notas:

a. Hebreos 8:2 O, en el
b. Hebreos 8:2 O, en el
c. Hebreos 8:2 O, de la tienda sagrada verdadera
d. Hebreos 8:5 Lit., es
e. Hebreos 8:5 O, la tienda sagrada
f. Hebreos 8:8 Lit., y
g. Hebreos 8:10 Lit., pactaré
h. Hebreos 8:11 O, prójimo
i. Hebreos 8:13 O, Al decir

Capítulos de Hebreos

Después de haber leído este capítulo ¿Cuál sería tu análisis? ¿Hay preguntas? ¿Qué no comprendiste?. Compartamos nuestro conocimiento. 


Gracias por la visita y el aporte de tu comentario.








  

No hay comentarios:

Publicar un comentario