martes, 31 de mayo de 2016

Apocalipsis - Capítulo 22



El río de la vida y el árbol de la vida

1 Y me mostró un río de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero, 
2 en medio de la calle de la ciudad[a]. Y a cada lado[b] del río estaba el árbol de la vida, que produce doce clases de[c] fruto, dando su fruto cada mes; y las hojas del árbol eran para sanidad de las naciones. 
3 Y ya no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará allí[d], y sus siervos le servirán. 
4 Ellos verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes. 
5 Y ya no habrá más noche, y no tendrán[e] necesidad de luz de lámpara ni de luz del sol, porque el Señor Dios los iluminará, y reinarán por los siglos de los siglos.


La venida de Cristo

6 Y me dijo: Estas palabras son fieles y verdaderas; y el Señor, el Dios de los espíritus de los profetas, envió a su ángel para mostrar a sus siervos las cosas que pronto han de suceder. 
7 He aquí, yo vengo pronto. Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro.

8 Yo, Juan, soy el que oyó y vio estas cosas. Y cuando oí y vi, me postré para adorar a los pies del ángel que me mostró estas cosas. 
9 Y me dijo*: No hagas eso[f]; yo soy consiervo tuyo y de tus hermanos los profetas y de los que guardan las palabras de este libro. Adora a Dios.

10 También me dijo*: No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca. 
11 Que el injusto siga haciendo injusticias, que el impuro[g] siga siendo impuro[h], que el justo siga practicando la justicia, y que el que es santo siga guardándose santo. 
12 He aquí, yo vengo pronto, y mi recompensa está conmigo para recompensar[i] a cada uno según sea su obra. 
13 Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin. 
14 Bienaventurados los que lavan sus vestiduras para tener derecho al árbol de la vida y para entrar por las puertas a la ciudad. 
15 Afuera están los perros, los hechiceros, los inmorales[j], los asesinos, los idólatras y todo el que ama y practica la mentira.


Testimonio final

16 Yo, Jesús, he enviado a mi ángel a fin de daros testimonio de estas cosas para[k] las iglesias. Yo soy la raíz y la descendencia de David, el lucero resplandeciente de la mañana.


Invitación final

17 Y el Espíritu y la esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que desea, que tome gratuitamente del agua de la vida.


Advertencia final

18 Yo testifico a todos los que oyen las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añade a ellas, Dios traerá[l] sobre él las plagas que están escritas en este libro; 
19 y si alguno quita de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa descritos[m] en este libro.


Oración final

20 El que testifica de estas cosas dice: Sí, vengo pronto. Amén. Ven, Señor Jesús.

21 La gracia del Señor Jesús sea con todos[n]. Amén.

Pie de notas:

a. Apocalipsis 22:2 Lit., de su calle
b. Apocalipsis 22:2 O, del Cordero. En medio de su calle, y en ambos lados
c. Apocalipsis 22:2 O, cosechas de
d. Apocalipsis 22:3 Lit., en ella
e. Apocalipsis 22:5 Lit., no tienen
f. Apocalipsis 22:9 Lit., No, cuidado
g. Apocalipsis 22:11 O, sucio
h. Apocalipsis 22:11 O, sucio
i. Apocalipsis 22:12 O, dar
j. Apocalipsis 22:15 O, fornicarios
k. Apocalipsis 22:16 O, concerniente a
l. Apocalipsis 22:18 Lit., añadirá
m. Apocalipsis 22:19 Lit., que están escritos
n. Apocalipsis 22:21 Algunos mss. antiguos dicen: los santos

Capítulos de Apocalipsis

Después de haber leído este capítulo ¿Cuál sería tu análisis? ¿Hay preguntas? ¿Qué no comprendiste?. Compartamos nuestro conocimiento. 


Gracias por la visita y el aporte de tu comentario.








  

No hay comentarios:

Publicar un comentario