martes, 14 de marzo de 2017

Esdras - Capítulo 7


Llegada de Esdras a Jerusalén

1 Después de estas cosas, en el reinado de Artajerjes, rey de Persia, subió Esdras hijo de Seraías, hijo de Azarías, hijo de Hilcías, 
2 hijo de Salum, hijo de Sadoc, hijo de Ahitob, 
3 hijo de Amarías, hijo de Azarías, hijo de Meraiot, 
4 hijo de Zeraías, hijo de Uzi, hijo de Buqui, 
5 hijo de Abisúa, hijo de Finees, hijo de Eleazar, hijo de Aarón, sumo sacerdote. 
6 Este Esdras subió de Babilonia, y era escriba experto en la ley de Moisés, que el Señor, Dios de Israel, había dado; y el rey le concedió todo lo que pedía[a] porque la mano del Señor su Dios estaba sobre él. 
7 También algunos de los hijos de Israel y de los sacerdotes, levitas, cantores, porteros y sirvientes del templo subieron a Jerusalén en el año séptimo del rey Artajerjes. 
8 Y él llegó a Jerusalén en el quinto mes; era el año séptimo del rey. 
9 Porque el primer día del mes primero comenzó a subir[b] de Babilonia; y el primer día del mes quinto llegó a Jerusalén, pues la mano bondadosa de su Dios estaba sobre él. 
10 Ya que Esdras había dedicado su corazón a estudiar[c] la ley del Señor, y a practicarla, y a enseñar sus estatutos y ordenanzas en Israel.

11 Esta es la copia del decreto que el rey Artajerjes dio al sacerdote Esdras, el escriba, instruido en[d] las palabras de los mandamientos del Señor y de sus estatutos para Israel: 
12 [e]Artajerjes, rey de reyes, al sacerdote Esdras, escriba de la ley del Dios del cielo: Paz perfecta. Y ahora 
13 yo he proclamado un decreto de que cualquiera del pueblo de Israel, de sus sacerdotes y de los levitas en mi reino que esté dispuesto a ir a Jerusalén, puede ir contigo. 
14 Por cuanto eres enviado por el[f] rey y sus siete consejeros para investigar acerca de Judá y de Jerusalén conforme a la ley de tu Dios que está en tu mano, 
15 y para llevar la plata y el oro que el rey y sus consejeros han ofrendado voluntariamente al Dios de Israel, cuya morada está en Jerusalén, 
16 y toda la plata y el oro que halles en toda la provincia de Babilonia, con la ofrenda voluntaria que el pueblo y los sacerdotes hayan ofrecido voluntariamente para la casa de su Dios que está en Jerusalén. 
17 Con este dinero, pues, comprarás diligentemente novillos, carneros y corderos, con sus ofrendas de cereal y sus libaciones correspondientes, y los ofrecerás sobre el altar de la casa de vuestro Dios que está en Jerusalén. 
18 Y lo que a ti y a tus hermanos os parezca bien hacer con la plata y el oro que quede, hacedlo conforme a la voluntad de vuestro Dios. 
19 También los utensilios que te son entregados para el servicio de la casa de tu Dios, entrégalos todos delante del Dios de Jerusalén. 
20 Y lo demás que se necesite para la casa de tu Dios, para lo cual tengas ocasión de proveer, provéelo del tesoro real. 
21 Yo, el rey Artajerjes, proclamo un decreto a todos los tesoreros que están en las provincias más allá del río[g], que todo lo que os pida el sacerdote Esdras, escriba de la ley del Dios del cielo, sea hecho puntualmente, 
22 hasta cien talentos[h] de plata, cien coros[i] de trigo, cien batos[j] de vino, cien batos de aceite y sal sin medida. 
23 Todo cuanto ordene el[k] Dios del cielo, sea hecho con esmero para la casa del Dios del cielo, no sea que venga la ira contra el reino del rey y sus hijos. 
24 También os hacemos saber que no se permite cobrar[l] tributo, impuesto o peaje a ninguno de los sacerdotes, levitas, cantores, porteros, sirvientes, o ministros de esta casa de Dios. 
25 Y tú, Esdras, conforme a la sabiduría de tu Dios que posees[m], nombra magistrados y jueces para juzgar a todo el pueblo que está en la provincia más allá del río, a todos los que conocen las leyes de tu Dios; y a cualquiera que las ignore, le enseñarás. 
26 Y todo aquel que no cumpla la ley de tu Dios y la ley del rey, que la justicia se le aplique severamente, sea para muerte o destierro o confiscación de bienes o encarcelamiento.

27 Bendito sea el Señor, Dios de nuestros padres, que ha puesto esto en el corazón del rey, para embellecer la casa del Señor que está en Jerusalén, 
28 y que me ha extendido misericordia delante del rey y de sus consejeros y delante de todos los príncipes poderosos del rey. Así fui fortalecido según estaba la mano del Señor mi Dios sobre mí, y reuní a los jefes de Israel para que subieran conmigo.

Pie de notas:

a. Esdras 7:6 Lit., toda su petición
b. Esdras 7:9 Lit., fue el principio de la subida
c. Esdras 7:10 Lit., buscar
d. Esdras 7:11 Lit., escriba de
e. Esdras 7:12 Los vers. 7:12-26 están escritos en arameo
f. Esdras 7:14 Lit., de delante del
g. Esdras 7:21 I.e., el Eufrates, y así en el vers. 25
h. Esdras 7:22 Un talento equivale aprox. a 34 kg.
i. Esdras 7:22 Un coro equivale aprox. a 220 litros
j. Esdras 7:22 Un bato equivale aprox. a 22 litros
k. Esdras 7:23 Lit., sea del decreto del
l. Esdras 7:24 Lit., echar sobre ellos
m. Esdras 7:25 Lit., que está en tu mano

Capítulos de Esdras

Después de haber leído este capítulo ¿Cuál sería tu análisis? ¿Hay preguntas? ¿Qué no comprendiste?. Compartamos nuestro conocimiento. 


Gracias por la visita y el aporte de tu comentario.








  

No hay comentarios:

Publicar un comentario